Poemarios

cubiertaCartasSAL.jpgEL HALCÓN

He mordido la pupila de tu seno
he rozado el contorno de tu ausencia
con la yema de los dedos
en un recuerdo figurado,
excitado.
He planeado tu silencio,
a oscuras,
desde las sábanas.
Me he girado
y he despegado como el halcón
que busca un sentido
cada mañana.
“La lírica de Marta Gómez Garrido es bella. No abundan en sus poemas las metáforas y otros recursos estilísticos pero tampoco son necesarios. Es una poesía clara, impactante, que incita al lector a detenerse en cada estrofa y verso para apreciar aún más el mensaje que la poetisa quiere transmitirle. Francamente, me ha impactado el estilo tan pulcro que tiene, la magia que tienen cada una de los versos que forman las distintas estrofas”

Lee la reseña de Anika entre libros

 
paraisos

LUNAS DE INCIENSO

Ya no quiero lunas de incienso

No, no quiero volver a oler la ceniza en la que me he convertido

Tras llamaradas dulzonas invertebradas.
Ya no quiero incendiar el camino con pasos seguros

Sólo para calentar tu alma.
Y aún me miras con sentencias perdidas,

Con pesadas palabras que aíslan ciudades enteras,

Sonrisas completas.
¿No ves que ya no hay remedio?

Cuando te ahogas en sensaciones verdes, moribundas

Cuando te enredas en cabellos que no te pertenecen

Y dejas escapar sonidos de lluvia.

Cuando tus ojos se transforman en gris vaho

Y muerden la piel del amor

Y la arrasan, hasta transformarla en hueso.
Que duro es entonces reconocer que agarramos el brazo

Que quisimos nadar en seco y vestimos lágrimas.

Inundando por cada poro un segundo del día

Ahogándonos en vida

 

 

oceano

SOMBRA OSCURA
Sombra oscura en la penumbra.
¿quién eres?
Tuve un sueño en el que eras luz, aire y vida.
Pero desperté de ese ensueño.
Mi onírico mundo ha muerto,
el funeral de mis anhelos comienza
Sombra oscura de la noche,
¿por qué fingiste ser un todo
cuando sólo eras una parte?
la más ínfima parte de todo nuestro mundo.
Mitad del paraíso te creí,
cuando sólo eras la pantalla en que lo reflejaba
Sombra oscura que te alejas,
no volveré a imaginarte como mi salvación,
mi salvavidas en este tormentoso mar,
ahora sé lo que eres, lo que siempre fuiste,
mi carga, metáfora de felicidad,
pero carga al fin y al cabo
Anuncios